Noticias

Ser el número uno en la producción de palma sostenible es un logro importante que trae consigo altas responsabilidades

18/10/2016

Por Manuel Julián Dávila – Presidente corporativo grupo Daabon.
Muchas cosas quiero decirles; pero debo reconocer que tengo sentimientos encontrados: de tristeza, porque físicamente no contamos con mi Papá; pero también de alegría, al ver que se reconocen nuestros esfuerzos de muchos años.
No está con nosotros Don Alberto Dávila DíazGranados para celebrar nuestro PRIMER PUESTO entre grandes empresas palmeras que también invierten recursos técnicos y humanos en lograr la sostenibilidad de sus acciones. Pero sabemos que vive en cada uno de nosotros: en los miembros de la familia Dávila Abondano y en quienes hacen parte de la fuerza laboral que hizo posible esta distinción.
En todos los niveles jerárquicos, en cada uno de los departamentos, áreas y labores, una empresa como la nuestra sólo tiene gente que sabe dar buenos frutos: los que se transforman y que luego nos permiten satisfacer a nuestros clientes. Pero también, aquellos que hacen parte otra buena cosecha: las acciones que se desprenden de nuestra empresa y contribuyen a mejorar condiciones de vida, a construir un país con mayores niveles de responsabilidad social y ambiental.
Quisiera compartir con todos, que a pesar de que el Grupo DAABON es un gran sistema empresarial familiar, Tequendama encierra la condición de ser la empresa en la que dimos los primeros pasos; no sólo al momento de convertirnos en productores que avanzábamos hacia los mercados internacionales; sino como familia. Fue en la finca Tequendama donde nuestros padres empezaron a cristalizar sus sueños de matrimonio recién conformado: aquí vivimos los primeros años y aprendimos a valorar la vida en el campo.
No sé cuántos de los colaboradores que tiene hoy Tequendama fueron también quienes nos ayudaron a montar un caballo o nos enseñaron a ordeñar. Sé que muchos ya no están con nosotros porque llegaron a la edad de un merecido descanso; pero otros todavía están aquí, porque siguen siendo parte fundamental de este gran esfuerzo. Lo que ellos ni nosotros nos imaginábamos era que algún día íbamos a ser los mejores productores de palma sostenible del mundo.
Es un momento que quisiera poder fotografiar; pero estoy seguro que todos vamos a recordar del día en que recibimos este reconocimiento. Ojalá pudiésemos contárselo a nuestros nietos y que ellos se interesaran por saberlo; porque de aquí en adelante, uno de nuestros propósitos será que las nuevas generaciones miren con orgullo y motivo de inspiración, lo que se pudo hacer con esfuerzo y honestidad.
Guardaremos en nuestros corazones la emoción de ser los NÚMERO UNO; lo seguiremos sintiendo como la primera vez que lo escuchamos decir de quienes lo dieron a conocer. Dios guarde a Tequendama y a todas las empresas del Grupo DAABON, mientras nosotros nos ocupamos de seguir entregándole al mundo, los mejores productos de nuestra tierra.

.