Noticias

Reconocimiento en transparencia y sostenibilidad, un hito en nuestra historia empresarial

18/10/2016

Por Ing. Felipe Guerrero M.Sc. Director de Sostenibilidad

Ser reconocido entre las empresas palmicultoras más grandes del mundo, por cumplimiento de estándares de sostenibilidad y transparencia; más allá de ser producto del cumplimiento de muchos estándares, es una forma de hacer empresa y, específicamente, de ser buenos agricultores.

No se logra la condición de sostenible si la única preocupación es tomar un estándar de referencia y generar fuentes de verificación de una serie de indicadores (estilo checklist), es necesario transformar mentalidades, asumir nuevos tipos de liderazgo, fortalecer las relaciones con la institucionalidad y vincular a la fuerza productiva, en todos los niveles jerárquicos, al proceso que se desea implementar. Por eso, lograr un reconocimiento como éste, representa para DAABON un galardón que enorgullece a todos sus colaboradores.

El reconocimiento fue presentado por la Zoological Society of London – ZSL -, en el marco de la Asamblea Anual de la Mesa Redonda de Aceite de Palma Sostenible (RSPO) en Kuala Lumpur y sabemos que haber aplicado sus Principios y Criterios; así como la norma relacionada con la trazabilidad y segregación de los productos, fue pieza clave para haber alcanzado ese logro. Sin embargo, el caso de Tequendama es el resultado de sumar muchas horas de trabajo; de habernos comprometido con otros organismos certificadores (de énfasis ambiental, agrícola, social, de seguridad, etc.) durante más de 20 años, y de estar permanentemente, evaluando y mejorando nuestro sistema de gestión.

Afortunadamente para quienes esperan un comportamiento corporativo dignificante, las empresas son personas que maduran y que en su proceso de madurez, van incorporando una serie de conocimientos y prácticas que maximizan su eficiencia.

La integralidad de las mediciones que enmarcan la metodología SPOTT de la ZSL confirma que nuestros programas son, igualmente, el resultado de conjugar los objetivos corporativos con los ideales de bienestar y buena vecindad de nuestros stakeholders internos y externos. Asimismo, la consecuencia de analizar las unidades productivas como sistemas abiertos que impactan y reciben el impacto de las dinámicas naturales y sociales que tienen lugar en su territorio. Esas consideraciones, que nos impulsan a consensuar nuestras acciones, a ser responsables transparentes y asequibles a los grupos humanos que nos rodean, son el fundamento de nuestros estándares de sostenibilidad.

Fuimos evaluados por expertos de siete aspectos, requerimientos de la RSPO; áreas destinadas al cultivo, versus las dedicadas a la conservación; manejo de los recursos naturales; protección de suelos frágiles; cero uso de la quema en la preparación de suelos; disminución de Gases Efecto Invernadero (GEI) y trazabilidad de los productos; dimensiones que hacen parte de un sistema productivo basado en principios de buenas prácticas agrícolas, de manufactura y responsabilidad empresarial con individuos y grupos humanos.

Después de haber logrado este reconocimiento, el reto es aún mayor; pues consideramos que no hay dinámica empresarial que pueda considerarse producto terminado: somos personas jurídicas y naturales en constante evolución; como tampoco es sabio, pensar que los galardones son puntos de llegada; todo lo contrario, son puntos de partida hacia metas que cada vez más exigentes; en pos de cumplir el rol que la sociedad espera de quienes decidimos hacer empresa y convertirnos en agentes económicos.

.