Noticias

Inclusión social y productiva: objetivos de RSE para contribuir al proyecto país.

17/10/2018

Cuando se tienen estándares de calidad y sostenibilidad tan altos como los alcanzados por las empresas DAABON, la Responsabilidad Social Empresarial se convierte en parte inherente a la gestión empresarial; muy lejos de conceptos que separan lo social de las estrategias orientadas a lograr el crecimiento y el desarrollo corporativo.


En DAABON, el programa de Responsabilidad Social Corporativo es transversal a todas las compañías que lo conforman y responde al estándar más alto asumido. Es decir, todas las empresas se ubican en la misma posición de cumplimiento, aunque rijan referenciales distintos. El propósito es lograr una posición de vanguardia en todas las filiales.


Uno de los esfuerzos más importantes es la generación de transparencia; a través de herramientas y espacios de comunicación. Se crean y mantienen todos los medios para que las partes interesadas puedan relacionarse con la Empresa. Líderes comunales, cívicos, dirigentes locales de sectores productivos, organizaciones no gubernamentales y, en general, cualquier miembro de las comunidades, encuentra en su propio contexto, información relevante de las empresas.


Esa posibilidad de entrar en contacto con las partes interesadas permite también, construir con ellos los proyectos de gestión social; que se conciben como respuestas a necesidades, a metas institucionales de desarrollo y a compromisos con el País.


Desde hace cinco años, DAABON asumió dos líneas de trabajo social, orientadas a facilitar la inclusión social y a incrementar los niveles de sostenibilidad de las familias. En relación con los fines de inclusión, se apunta a dos ámbitos: al mercado laboral o productivo y a la educación formal de niños y jóvenes. En un país que inicia su proceso de posconflicto, después de más de medio siglo de enfrentamientos y hostilidades entre el Estado y grupos armados irregulares, uno de los aspectos que requerirá mayores esfuerzos es el de inclusión: el País se apresta para recibir víctimas y victimarios en escenarios comunes y deberá prepararse para impedir que los focos generadores de nuevas formas de violencia echen por tierra el sueño de los colombianos.

 

Biodanza para la inclusión educativa

Con los proyectos “Seres humanos para la Paz” y “Niños, un paso al centro”, se contribuye a la generación contextos libres de deserción escolar. No es posible alcanzar una paz duradera en una sociedad caracterizada por ambientes escolares en los que persisten los malos tratos y actitudes que pueden llevar a que niños y jóvenes decidan no estar en las aulas. Ese fue el diagnóstico que arrojó la primera fase de esta propuesta.

 

Inclusión social – productiva

Es el principal objetivo del proyecto “Fomento y apoyo a la microempresa y a la mentalidad emprendedora”, del cual hacen parte dos subtemas; uno, apoyo técnico y económico a familias que han decidido crear unidades productivas; Otro, asesoría y acompañamiento a Instituciones Educativas para la implementación de la Ley 1044 del Ministerio de Educación Nacional o de emprendimiento, a través del proyecto “Jóvenes más emprendedores”.


El tiempo invertido en un adulto, hasta potenciar sus habilidades empresariales se podría emplear en proceso de innovación o gestión empresarial de más alto nivel, si desde sus primeras etapas de formación escolar tiene la posibilidad de descubrir y afianzar sus capacidades de hacer empresa.


Más de cien familias de los municipios de Aracataca, El Retén, Fundación y Santa Marta; en el departamento del Magdalena, han recibido formación técnica (artes y oficios), empresarial y administrativa. Esto les ha permitido permanecer en el mercado productivo y crecer como microempresarios. A través del segundo componente – emprendimiento en la escuela- , se ha logrado, la formación de más de 50 docentes y, por lo menos, doscientos (200) estudiantes en etapa Secundaria.

 

Más de cien familias de los municipios de Aracataca, El Retén, Fundación y Santa Marta; en el departamento del Magdalena, han recibido formación técnica (artes y oficios), empresarial y administrativa.

 

Es importante tener en cuenta que ese número obedece a las personas que en forma directa han participado en las actividades desarrolladas durante la ejecución del proyecto “Jóvenes más emprendedores”; pero no abarca la totalidad de las instituciones, que podrían sumar alrededor de dos mil (2000) estudiantes beneficiados por la calidad educativa que trasversaliza el emprendimiento en la malla curricular; esdecir, genera un énfasis en la formación.

 

Desde la gestión de Responsabilidad Social de las empresas del Grupo DAABON se apunta y se apuesta a la construcción de espacios amorosos y de capacidad productiva, para un país que se decidió a favor de la ¡PAZ! Ambos proyectos contribuyen a que padres y docentes logren la integridad y la armonización necesarias para formar niños emocionalmente sanos, con un potencial creativo que les permita generar realidades distintas a las que se han vivido hasta el momento. Se focalizaron tres instituciones educativas del departamento del Magdalena y una en la Guajira, con impacto sobre un total de 500 niños. 


En el proyecto “Niños, un paso al centro” se descubrió la capacidad de la Biodanza en la transformación de seres humanos, “La danza de la vida” – llamado así por su creador - le ha permitido a cuarenta (40) mujeres, madres de familia del Centro Educativo del Caribe (institución educativa del municipio de Riohacha), identificar y fortalecer sus potenciales afectivos. Descubrir que, a pesar de haber sido víctimas del conflicto, de violencia intrafamiliar o afectadas por índices de extrema pobreza, aún son capaces de aportar su alegría, confianza y bienestar interior a formar familias en ambientes de amor. El mismo proceso se adelanta con los docentes y, al final, lo que se desea es que padres y maestros adquieran la capacidad para formar hombres y mujeres nuevos.

 

 

.