Código de Ética

Accionistas, empleados, clientes, proveedores y contratistas del Grupo Daabon se rigen por el un código de ética que invita a compartir una filosofía basada en el respeto como elemento estructurador de las relaciones empresariales.

Compromisos con los trabajadores.

Cada labor asignada y asumida se realiza con la calidad exigida y en el tiempo establecido. Pensando siempre que la Empresa es y será lo que quienes hacemos parte de esta familia hagamos de ella.

La honestidad que debe mantenerse en todas las relaciones laborales o comerciales, nos impiden utilizar el cargo o la vinculación a la Empresa para procurar beneficios o ventajas a favor propio.

Los miembros de nuestro equipo se sienten en la libertad de dar a conocer, ante las instancias internas respectivas, las situaciones que ponen en conflicto sus intereses personales con el cumplimiento de sus deberes laborales.

Tienen siempre la opción de dialogar con sus superiores o dar a conocer sus quejas, reclamos o sugerencias, por los medios establecidos y comunicados, antes de tomar la decisión de realizar o inducir a otras personas a realizar comentarios o asumir actitudes desfavorables en relación con sus propios compañeros de trabajo, accionistas, contratistas, clientes o proveedores.

Deseamos que quien ingrese a cualquiera de las empresas Daabon acepte el presente Código de Ética y Compromiso Empresarial, para que su permanencia en nuestro equipo se convierta en una valiosa experiencia de vida y en una oportunidad de desarrollo humano. Será la única forma de permitirnos compartir el orgullo de hacer parte de este gran esfuerzo empresarial.

Compromisos de los accionistas.

Hacer las inversiones necesarias para que las empresas de Daabon logren el cumplimiento de sus objetos sociales y económicos constituye un acto de alto grado de responsabilidad; un esfuerzo que debe responder a los principios y valores éticos que hemos declarado, a través de este Código de Ética y Cumplimiento Empresarial, como los máximos lineamiento de comportamiento corporativo.

Todas las actuaciones de los accionistas del Grupo Daabon se desarrollan dentro de la buena fe comercial y la inversión transparente. No existe razón alguna para que no se conozca el origen de los recursos que hacen posible la vida y el crecimiento de la Empresa; que en todo caso y circunstancia, será siempre una actividad reconocida por la Constitución Política de Colombia y las leyes de nuestro país, como lícita y de legítimo derecho.

Compromisos ante proveedores, clientes y contratistas

Sabemos que toda relación comercial está mediada por la formalidad de la contratación y que de ésta depende que se logren los objetivos de las partes que intervienen; por lo tanto, la primera y principal consideración de las empresas Daabon frente a proveedores, clientes y contratistas es dar fiel cumplimiento al contrato establecido.

Entendemos también, que aún en medio de la más diáfana transparencia, existe la dimensión de lo confidencial. Por lo que, nuestros clientes y proveedores pueden estar seguros, de que la confidencialidad en torno a la información que sólo a ellos atañe e interesa, se mantendrá con la responsabilidad que esto amerita.

Cada uno de nuestros clientes y proveedores merece de la Empresa un trato honesto y leal; porque a ellos, debemos gran parte nuestro éxito empresarial.

Esperamos de nuestros clientes, proveedores y contratistas, pulcritud ética en sus decisiones y relaciones corporativas; porque estamos convencidos de que los mejores acuerdos se logran entre partes que se identifican con la misma escala de valores. Por eso, nos abstendremos de realizar o mantener cualquier tipo de transacción o contratación de personas naturales y/o jurídicas que incurran o que permitan, con su complicidad o beneplácito, actos de violación de derechos humanos, incumplimiento de los derechos laborales, maltrato físico o sicológico, desplazamiento forzoso o intimidación, entre otros actos en contra de la moral y la vida.

Compromisos ante el Estado

Las empresas del Grupo Daabon cumplen con las leyes y regulaciones colombianas y de los países en donde desarrolla negocios. De ahí que, sus accionistas, empleados, clientes, proveedores y/o contratistas asumen la responsabilidad de:

  • Enmarcar todas sus actuaciones dentro del estricto cumplimiento de las leyes, reglamentos y demás normas y disposiciones de carácter general expedidas por las autoridades competentes.
  • No dar curso a solicitudes de un cliente, proveedor o accionista, cuando se sepa o se sospeche razonablemente que el propósito es evadir las leyes o reglamentaciones aplicables. con las leyes y regulaciones colombianas y de los países en donde desarrolla negocios. De ahí que, sus accionistas, empleados, clientes, proveedores y/o contratistas asumen la responsabilidad de:
  • Enmarcar todas sus actuaciones dentro del estricto cumplimiento de las leyes, reglamentos y demás normas y disposiciones de carácter general expedidas por las autoridades competentes.
  • No dar curso a solicitudes de un cliente, proveedor o accionista, cuando se sepa o se sospeche razonablemente que el propósito es evadir las leyes o reglamentaciones aplicables.

Compromisos contra la corrupción

Ningún accionista, empleado o contratista de C.I. TEQUENDAMA S.A.S. realiza pagos por fuera de la ley ni ofrece sobornos a entidades o funcionarios públicos, para asegurar la aprobación de algún contrato, concesión o permiso, en beneficio propio o de la empresa.

Los accionistas, empleados o contratistas de C.I. TEQUENDAMA S.A.S. se abstienen de realizar intercambios comerciales con cualquier empresa o persona que de forma intencionada, continuada o puntual, infrinja la ley o sobre la que existan indicios de que participa o ha participado en actividades delictivas.

Compromisos contra el lavado de activos

Daabon evita que sus empresas sean utilizadas para ocultar o manejar recursos provenientes de actividades ilícitas; por tanto, sus accionistas, empleados, clientes, proveedores y contratistas cumplen con los procedimientos adoptados por la Empresa para prevenir la realización de negocios con personas vinculadas al lavado de activos, terrorismo y narcotráfico.

En caso de que se sepa o descubra que algún accionista, proveedor, cliente, empleado o contratista desarrolla actividades que de una u otra forma, pueden tipificarse como delito o proclive al acto delictual, la situación será puesta en conocimiento de las autoridades competentes.